La reforma del régimen local parece que avanza para concretarse en proyecto de ley.

A juzgar por las noticias que en los últimos días están apareciendo en distintos medios de comunicación, parece que la reforma del régimen local esta  entrando en fase de definición y concreción, para adoptar por fin, forma de proyecto de cara a la aprobación por el Gobierno y envío al Congreso para poder empezar la tramitación parlamentaria.

La última versión que conocemos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas del Anteproyecto de ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local es de fecha 14 de noviembre pasado y al parecer esta ampliamente superado por el resultado de los contactos y negociaciones que se están llevando a cabo desde el Gobierno, con el Partido Popular, la Federación de Municipios y Provincias y el Partido Socialista Obrero Español.

Aunque los dos grandes partidos PP y PSOE lleguen a un entendimiento, como parece de los contactos que mantienen, para después llevar su acuerdo a la FEMP, sellar el pacto, y posteriormente, empezar la tramitación formal parlamentaria, esta reforma si se le da calado (y no queda simplemente en hacer leyes que no sirven para nada, que por desgracia parece que en estos tiempos que vivimos  es el trabajo que  han encontrado los políticos cuando no saben que hacer ante los problemas reales) se puede encontrar con serios problemas políticos.

La situación interna que vive el PSOE hace que sea muy dudoso que los acuerdos a los que pueda llegar su representante, sean aceptados por los responsables del partido en las distintas federaciones. Andalucía que es precisamente un territorio del que Gaspar Zarrias salio hace un tiempo de sus cargos institucionales, sus  sucesores no se ven muy entusiasmados con la reforma que plantea el Gobierno Central y parece que incluso están dispuestos a acudir al Tribunal Constitucional si se invaden competencias de la Junta de Andalucía en el marco de la legislación local  autonómica, que precisamente se gesto cuando el propio Zarrias ocupaba cargos autonómicos.  Hay que tener en cuenta que la forma en que se esta preparando esta reforma, esta excluyendo a muchos sectores implicados, incluso a partidos como Izquierda Unida (de quien dependen las competencias en materia de régimen local en Andalucía) y a los partidos nacionalistas. Recordemos que acaban de tomar posesión dos gobiernos nacionalistas en dos comunidades clave para “hacer Estado”. De manera que parece que el PP y el PSOE se están dejando de lado Andalucía, País Vasco y Cataluña.

Sacar adelante una reforma de calado para los municipios, solo con las negociaciones del PP y del PSOE se nos antoja muy complicado. Aunque el PP esta reuniendo a sus Alcaldes para convencerlos de las bondades de la reforma ya veremos que grado de adhesión consigue.  Es mayor la que están logrando los Alcaldes, de uno y otro signo político, entre ellos, en la medida en que ven que esta reforma no aborda los problemas que les acucian en sus ciudades y a su gente.

Comentarios
  • Jesús
    Después de tanto amagar con la reordenación de la planta local y la solución definitiva a un sistema de atribución competencial fragmentado y confuso, me van a permitir que sea escéptico respecto al alcance de esta reforma. A priori el calendario político es favorable, sin elecciones a la vista. Pero un gran acuerdo nacional en este asunto requerirá de una negociación muy dura. Si el año que viene no hay un impulso significativo, preferiblemente antes del verano, dudo mucho que a las puertas de 2014, año preelectoral se vaya a escenificar un acuerdo que abre la puerta a la supresión -aún voluntaria- de entidades locales. Me parecen muy acertadas las últimas observaciones, en otro sentido, de Jiménez Asensio en cuanto al posible déficit democrático que conllevaría la traslación de importantes atribuciones competenciales a las diputaciones, partiendo de su consideración de gobierno intermedio de elección indirecta. Y por ahí, por la reforma en paralelo de la LOREG para corregir esta posible aberración, hay otro flanco de debilidad que juega contra el necesario acuerdo. Por experiencia personal, confieso mi admiración por el modo en que se afrontan estos debates en otros países. Conozco bien el caso de Dinamarca, donde el pragmatismo y la eficiencia sirve para aparcar debates y reivindicaciones que tienen -o tendrán cuando se plantee en España- un componente falsamente visceral. El sentimiento de pertenencia a un municipio, será la excusa que esgriman quienes se limiten a plantear la solución del Gatopardo: que todo cambie para que todo siga igual. Un placer leerles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *