Cómo reclamar el derecho a carrera profesional si eres interino o laboral temporal

La carrera profesional es el conjunto de oportunidades de ascenso y promoción profesional de acuerdo con los principios de igualdad, capacidad y mérito. Sin embargo, son frecuentes los casos en que determinados empleados interinos o no fijos de la Administración se ven privados de este complemento retributivo como consecuencia de un trato discriminatorio que no tiene amparo legal.

Recientemente, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo volvió a pronunciarse sobre este asunto, confirmando el derecho de estos empleados (funcionarios interinos y personal laboral temporal) a la carrera profesional. Se trata de la STS de 29 de octubre de 2019, que confirma la doctrina expuesta tan sólo unos meses antes por la misma Sección de la Sala C-A, en la STS de 6 de marzo de 2019. En la misma fecha se dictó otra sentencia reconociendo el derecho a la carrera profesional pero de la Sala de lo Social del TS.

Derecho a la carrera profesional de los funcionarios frente a los interinos

La discriminación de los empleados públicos temporales (ya sea funcionarios interinos o laborales temporales) se da en muchos aspectos, pero quizá las diferencias en la carrera profesional era una de las discriminaciones más evidentes. La jurisprudencia más reciente, como vemos, ha puesto fin a estas diferencias y ha establecido en numerosos pronunciamientos ya, de manera pacífica, que este tipo de empleados tienen derecho a la carrera profesional tanto horizontal (mejorar dentro de un mismo puesto) como vertical (posibilidad de ascender).

Considera el Alto Tribunal que se está produciendo una discriminación si no se permite a los interinos participar en los procesos que puedan suponer el desarrollo de su carrera profesional. Este razonamiento tiene su origen en la Directiva 1999/70/CE, relativa al Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEP sobre trabajo de duración determinada. Dispone, en su artículo 2, que

Los Estados miembros pondrán en vigor las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a lo establecido en la presente Directiva a lo más tardar el 10 de julio de 2001 o se asegurarán de que, como máximo en dicha fecha, los interlocutores sociales hayan establecido las disposiciones necesarias mediante acuerdo, adoptando los Estados miembros todas las disposiciones necesarias para poder garantizar en todo momento los resultados fijados por la presente Directiva. Informarán inmediatamente de ello a la Comisión.

Asimismo, la cláusula 4 del Acuerdo recoge el principio de no discriminación y en su apartado 1 dispone, en lo que respecta a las condiciones laborales que

1. Por lo que respecta a las condiciones de trabajo, no podrá tratarse a los trabajadores con un contrato de duración determinada de una manera menos favorable que a los trabajadores fijos comparables por el mero hecho de tener un contrato de duración determinada, a menos que se justifique un trato diferente por razones objetivas.

Como vemos, la distinción que hace con frecuencia la Administración entre sus empleados no tiene justificación legal a menos que existan razones objetivas para que así sea. Es decir, la situación de temporalidad no ampara que los interinos o laborales temporales tengan condiciones menos ventajosas que los trabajadores fijos, sea cual sea el tipo de contrato al que se hallen sujetos.

A mayor abundamiento, hay que tener en cuenta otros pronunciamientos, entre los que encontramos el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En este sentido, la STC núm. 203/2000, de 24 de julio, ya señalaba que, tratándose de funcionarios interinos de larga duración (con servicios prestados a la Administración por más de cinco años) no resultaba razonable desde la perspectiva del principio de igualdad, reconocido en el artículo 14 de la CE, la aplicación de un tratamiento jurídico diferente y perjudicial respecto de los funcionarios de carrera.

Esta doctrina está recogida también por el Tribunal Supremo con anterioridad a las sentencias de 2019 mencionadas al inicio de esta entrada. Así, la STS de 30 de junio de 2014 trae a colación numerosa jurisprudencia del TJUE, como la STJUE de 8 de junio de 2011 (asunto C-177/2019), que exige que se excluya toda diferencia de trato entre funcionarios de carrera e interinos.

En cualquier caso, el reconocimiento de la carrera profesional puede estar sujeto a algunas condiciones. Dependiendo de cada Administración, es posible que este concepto retributivo esté sujeto, por ejemplo, a una determinada antigüedad, siendo frecuente la exigencia de un nombramiento superior a cinco años.

Los casos en que se han pronunciado los Tribunales sobre este reconocimiento son variados, afectando a todo tipo de personal temporal, entre los que encontramos personal estatutario de los servicios autonómicos de salud y otros empleados públicos de diferentes Administraciones (las sentencias citadas tratan casos de interinos de Baleares y el Principado de Asturias); pero son muchos los interinos que se han visto afectados por la falta de reconocimiento de su carrera profesional, entre ellos profesores y personal administrativo.

¿Cómo se reclaman estos derechos?

Los temas relacionados con la carrera profesional suelen venir tratados en Acuerdos Marco o Convenios, por lo que el primer paso es impugnar la norma que produce la discriminación ante la propia Administración Pública que la ha dictado.

En caso de que esto no diera resultado, no quedará más remedio que acudir a los tribunales en un proceso contencioso-administrativo para que sean ellos los que apliquen esta doctrina del Tribunal Supremo y TJUE.

Como es un tema que no afecta a un solo trabajador, sino a una pluralidad de ellos, lo habitual es que este tipo de impugnaciones y reclamaciones se hagan en grupo, siendo incluso posible estudiar una posible extensión de efectos.  

¿Qué implica realmente la doctrina del Tribunal Supremo?

Esta jurisprudencia, que trae causa en normativa europea y principios constitucionales como la no discriminación, debería ser tenida en cuenta no solo por los tribunales, también por la propia Administración Pública a la hora de establecer sus normas de funcionamiento. Es decir, que los Acuerdos y Convenios sobre carrera profesional que se dicten no deberían discriminar a los interinos ni al personal laboral temporal en el desarrollo de su carrera profesional.

No obstante, sabemos de sobra que la Administración no es perfecta, por lo que es posible que sigan apareciendo problemas de este tipo. Sin embargo, ahora tenemos la seguridad de que, gracias a estos pronunciamientos del Tribunal Supremo, el órgano judicial que deba resolver lo hará a favor de los recurrentes.

Por tanto, la carrera profesional de los interinos queda debidamente protegida en todos los ámbitos. De modo que, cualquiera que se vea discriminado, puede reclamar y conseguir que se reconozcan sus derechos.

Si deseas que te ayudemos puedes ponerte en contacto con nosotros y exponernos tu caso gratuitamente sin compromiso para ver los pasos a seguir.