Qué es la regla de gasto y en qué puede afectarme como proveedor

La pandemia del coronavirus nos ha colocado en una tesitura nunca antes vista en la que se han tenido que tomar medidas extraordinarias para hacer frente a la crisis sanitaria y financiera que estamos viviendo. Una de las medidas que el Gobierno ha tomado para poder afrontar esta crisis es la suspensión de la regla de gasto a las Administraciones Públicas, entre las que se encuentran las  Administraciones Locales, siguiendo así las recomendaciones de la Comisión Europea y recibido el beneplácito del Fondo Monetario Internacional.

Qué normativa regula la regla de gasto

¿Qué es la regla de gasto? La regla o techo de gasto es un instrumento de estabilidad presupuestaria que tiene por objetivo garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas del Estado, de forma que el gasto público esté en armonía con la capacidad para financiarlo con ingresos estatales, impidiendo que el gasto público exceda la tasa de crecimiento del PIB.

Este principio presupuestario se encuentra regulado en la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, la cual pretende evitar desequilibrios presupuestarios similares a los que acontecieron con la crisis económica de 2008. Sin embargo, la regla de gasto está siendo nuevamente debatida en este 2020 ante la situación de emergencia provocada por la pandemia de la Covid19. 

Tras la crisis del coronavirus y en un escenario completamente nuevo y del todo imprevisible, Hacienda ha decidido suspender la regla de gasto para los Ayuntamientos, por lo que estos podrán tener acceso a su superávit, es decir, podrán gastar los remanentes de los pasados años 2018 y 2019.

A qué tipo de entidades afecta

La Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad Presupuestario y Sostenibilidad Financiera es de aplicación al Sector Público, en el cual se integran los siguientes organismos:

  • Administración Central del Estado.
  • Comunidades Autónomas.
  • Corporaciones locales.
  • Administraciones de la Seguridad Social.

Por tanto, los Ayuntamientos han tenido que amoldar su gestión de gasto en estos últimos años a las reglas fiscales impuestas por la Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad Presupuestario y Sostenibilidad Financiera, entre las que se encuentra la regla o techo de gasto.

Tras la crisis del coronavirus y en un escenario completamente nuevo y del todo imprevisible, el Gobierno de España ha decidido suspender la regla de gasto para las Administraciones Públicas, y por tanto también en los Ayuntamientos, lo que conllevará como efecto más importante que las Corporaciones Municipales podrán tener acceso a sus superávits, es decir, podrán gastar los remanentes de los pasados años 2018 y 2019.

Qué implicaciones tiene a la hora de contratar y pagar

La aprobación del Decreto que regula la suspensión de la regla de gasto ha sido muy discutida en el Congreso. De hecho, fue rechazada en el Congreso de los Diputados la medida del Ministerio de Hacienda que proponía que los Ayuntamientos cedieran al Estado su superávit a cambio de un fondo de 5000 millones de euros para los años 2020 y 2021.

Sin embargo, finalmente, y gracias a la suspensión de las reglas de estabilidad presupuestaria de Bruselas, el Ejecutivo ha podido aprobar el Decreto que adopta la suspensión de la regla de gasto, no sin polémica de por medio.

Esta medida tendrá las siguientes implicaciones:

  • Posibilidad de financiar proyectos financieramente sostenibles con dinero público de las Corporaciones Locales.
  • Las Diputaciones provinciales podrán auxiliar a los Ayuntamientos formalizando préstamos con las entidades locales.
  • Se podrá llevar a cabo un mayor esfuerzo presupuestario por parte de las entidades locales, es decir, estas podrán gastar más dinero al no serles de aplicación el techo de gasto.

Por qué se ha flexibilizado la regla de gasto

La suspensión de la regla de gasto se ha tomado por el Gobierno español en cumplimiento de las medidas adoptadas por la Unión Europea con el objetivo de dar una respuesta a la crisis financiera y económica que se avecina y para poder desarrollar el marco necesario para la transformación y la reconstrucción de nuestra economía, gravemente afectada como consecuencia de la crisis del coronavirus.

En cualquier caso, esta medida se ha podido adoptar por el Ejecutivo español por la suspensión de la aplicación de las reglas fiscales y los compromisos de déficit en 2020 y 2021 por la Unión Europea.

Sin duda, son muchas las medidas, muchas de ellas extraordinarias y sin precedentes, que se deberán tomar para lograr superar esta crisis y conseguir la regeneración económica y social del país.

Si necesitas ayuda con este tema puedes consultarnos como consultores especialistas en entidades locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *