Recurso de alzada: ¿qué es y cuándo interponerlo?

El recurso de alzada es un recurso administrativo en virtud del cual solicitamos a una Administración Pública que revise un acto o resolución administrativa dictada por un órgano administrativo que depende de aquel ante el que se presenta el recurso de alzada.

Está regulado en los artículos 121 y 122 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas en relación con los artículos 112 y siguientes de la misma Ley.

No obstante, hemos de tener en cuenta que una vez hayamos agotado la vía administrativa, sólo nos quedará acudir a los Tribunales, es decir a la vía judicial. Así, tendremos que interponer un recurso judicial contencioso administrativo.

En cualquier caso, para poder interponer un recurso de alzada, éste ha de reunir los siguientes requisitos:

  1. Se ha de interponer contra resoluciones administrativas que no pongan fin a la vía administrativa.
  2. Se ha de interponer respetando los plazos establecidos en la ley.

 

¿Cuándo interponer el recurso de alzada? Plazos

El recurso de alzada, como ya hemos adelantado, se puede interponer contra resoluciones que no pongan fin a la vía administrativa. ¿Cuáles son estas resoluciones? Aquellas resoluciones administrativas de trámite que hayan producido algún tipo de perjuicio o vulneración de los derechos e intereses de las personas interesadas. Así, el recurso de alzada podrá interponerse, entre otros,  frente a los siguientes actos administrativos:

  1. Resoluciones de la Jefatura Provincial de Tráfico en determinados expedientes sancionadores.
  2. Resoluciones de organismos militares.
  3. Resoluciones de órganos de la administración en determinados procedimientos administrativos como los concursos y otros procesos de selección de empleados públicos. 
  4. Resoluciones de órganos urbanísticos denegando licencias. 
  5. Resoluciones dictadas por la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil.

Podrás interponer el recurso de alzada en el plazo de 1 mes si el acto fuera expreso, es decir, si te lo hubieran notificado. Si el acto no fuera expreso, lo podrás interponer en cualquier momento a partir del día siguiente al día en que comenzaran los efectos del silencio administrativo.

Evidentemente, la Administración dispone de un plazo para dictar la resolución del recurso, que será de 3 meses.

Una vez la Administración haya dictado la resolución del recurso de alzada, no cabrá interponer ningún otro recurso administrativo, por lo que sólo se podrá acudir a la vía judicial, a través de un recurso contencioso-administrativo.

Además, la interposición del recurso de alzada es obligatoria para poder acudir en un futuro a la vía judicial.

Silencio administrativo en el recurso de alzada

La Administración dispone de un plazo de 3 meses desde la interposición para resolver el recurso de alzada. No obstante, no siempre obtendremos respuesta. Si en ese plazo de 3 meses la Administración no ha resuelto el recurso de alzada, tiene lugar el silencio administrativo negativo, lo cual quiere decir que deberemos entender que éste no ha sido estimado.

Datos para interponer un recurso de alzada

En el recurso de alzada deben aparecer una serie de datos. Son los siguientes:

  1. Nombre y apellidos del que recurre.
  2. Acto administrativo contra el que se interpone el recurso de alzada y razones que motivan la interposición.
  3. Órgano administrativo ante el que se dirige el recurso.
  4. Lugar, fecha y firma de la persona que recurre, así como el lugar que se establezca a efectos de recibir las notificaciones.

Aunque para interponer el recurso de alzada no es necesaria la intervención de un abogado o de un procurador, lo cierto es que el derecho administrativo resulta todo un reto, incluso para aquellas personas especializadas en Derecho.

Así, lo ideal es contar con los servicios de un buen despacho de abogados expertos en derecho administrativo, que nos eviten los quebraderos de cabeza que la multitud de plazos y las muchas formalidades nos pueden dar.