Repensando el empleo público: Auditorias de personal.

 

Cada vez en mayor medida los gobernantes están más pendientes de los aparatos de los partidos, que fueron quienes les nominaron para sus cargos, que de los electores a quienes se deben y en última instancia les eligen. Seguramente será por esto por lo que este mandato municipal no termina de arrancar. Cuatro meses después de constituirse las nuevos gobiernos, en general, los nuevos concejales y alcaldes, siguen en clave electoral, ahora de las próximas elecciones del 20 de Noviembre. Más pendientes de seguir agradando a los jefes de filas del respectivo partido que de la urgencia en acometer los problemas reales del consistorio, a la hora de fijar el calendario de las medidas a adoptar. No paran de salir comunicaciones en los medios de lo delicado de la situación en muchas ciudades, de la inviabilidad de las plantillas, de medidas aisladas en la gestión del personal que no llegan a tomarse, de amenazas de expedientes de regulación de empleo… Lo cierto es que no se ponen en marcha los nuevos programas de gobierno  y sin embargo hay ya una sensación generalizada de cansancio, de desanimo. Seguramente  este mandato se va a hacer muy largo.

Cuando por fin pasen las elecciones del 20 de Noviembre y ya no haya excusas para empezar a gestionar, es de esperar que, ante lo delicado de la situación de las plantillas, por la imposibilidad en muchos casos de seguir manteniendo el volumen de gasto del capítulo I del presupuesto, no se sigan adoptando medidas  puntuales, inconexas, carentes de un plan de conjunto.  De la misma manera que en el ámbito económico, en la hacienda municipal, es corriente hablar (aunque de manera impropia en muchas ocasiones) de auditorias, en el terreno de la gestión del personal municipal tambien habría que adoptar estas metodologías de trabajo  ante la importancia y calado de las medidas que en muchas administraciones habrá que tomar.

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo con sede en Granada, ha organizado unas jornadas con el titulo Repensando el Empleo Público; Reordenación y Racionalización del Personal en el Sector Público en las que nuestra firma, ACAL, es colaboradora. Una de las mesas redondas versa sobre Auditorias de Personal, procedimientos y métodos.

 Brevemente daremos unas pinceladas sobre la cuestión;

  1. La primera circunstancia a tener en cuenta es que nuestra normativa de empleo público, está pensada fundamentalmente para regular el acceso a la función pública y las vicisitudes del desempeño del cargo hasta su finalización, por jubilación, por separación o por muerte, pero no como consecuencia de una reestructuración organizativa que lleve a la administración a prescindir de parte de sus empleados. El único antecedente en la materia fue la regulación de los Planes de Empleo que, con ocasión de la crisis de 1993,  se establecieron en la Ley 22/1993, de 29 de Diciembre. Esta previsión se  hizo modificando básicamente los artículos 18 y 29 de la Ley 30/1984, de 2 de Agosto, disposiciones hoy derogadas por el Estatuto Básico del Empleado Publico.
  2. La segunda es que una auditoría se refiere a la comprobación del cumplimiento de normas con el fin de detectar si se están aplicando correctamente o no y las contingencias existentes en la materia objeto de estudio. En definitiva la auditoria es una base para tomar decisiones .
  3. Los campos que a nuestro entender deberían de ser auditados para poder tomar decisiones con una visión  completa, serían los siguientes:
  • Convenios y acuerdos reguladores de condiciones de trabajo, para analizar los desbordamientos legales o desviaciones respecto de normas de derecho necesario, sobre todo en materia de tiempo de trabajo y retribuciones.
  • En estos mismos acuerdos es preciso analizar las prestaciones complementarias de tipo asistencial.
  • Análisis de los excesos de jornadas, horas extraordinarias, productividades y otros pluses.
  • Estudio de los contratos temporales y situaciones en fraude de ley.
  • Estudio de los contratos de servicios con trabajadores autonomos que puedieran estar en fraude de ley.
  • Análisis de contingencias laborales derivadas de contratos de servicios  como consecuencia de incumplimientos de la empresa con los trabajadores.
  • Estudio de contratos de servicios en los que el precio del contrato viene determinado esencialmente por los costes laborales. Análisis de alternativas.
  • Análisis de la organización del trabajo en cada área funcional de administración (administración general, seguridad, urbanismo, servicios, etc.), jornadas, horarios, turnos, etc.
  • Cotizaciones a la Seguridad Social.
  • Análisis del plan de prevención de riesgos laborales.
  • Estudio de conflictos sociales en curso.
  • Personal de empresas municipales y otros organismos.

Todo este trabajo de estudio y de analisis previo de la situacion, en su conjunto, es indispensable para poder abordar un plan de actuación para la gestion del personal. No solo en el terreno de la toma de decisiones sino tambien en el terreno formal, puesto que los tan cacareados expedientes de regulacion de empleo, planteados por administraciones públicas han de presentarse muy bien documentados y justificados.