Viejas ideas para la "nueva" crisis

Revolviendo papeles me he encontrado con unas carpetas de documentos de hace mas de veinticinco años, cuando empecé mi andadura en esto de los gobiernos locales. Todos tenemos la sensación de que nuestras vivencias son únicas, que la crisis actual es apocalíptica y que los gobiernos que se enfrentan a la escasez actual no pueden encontrar referente alguno. Pues bien, entre estos viejos papeles me he encontrado con algunos que han llamado mi atención por su rabiosa actualidad después de treinta años de ser concebidos.

El ayuntamiento de Cincinatti estaba abocado en 1976 al déficit presupuestario. Realizo un referéndum proponiendo un aumento de impuestos, y a pesar de la opinión favorable de las entidades ciudadanas, el resultado fue desfavorable. Para conseguir reducir gastos, constituyo un comité especifico, que inicio una política de reducción de gastos.

En el periodo de dos años, este comité consiguió disminuir en 1000 el numero de empleados, sin reducciones significativas en la prestación de servicios. De estos 1000, 532  fueron despedidos y el resto, vacantes no cubiertas. Las siguientes preguntas reflejan una síntesis de los criterios utilizados.

  • ¿Puede el ayuntamiento dejar de prestar un servicio porque otra administración está obligada a prestarlo?
  • ¿Puede el ayuntamiento dejar de prestar un servicio porque puede convencer a otra administración par que lo preste?
  • ¿Puede el ayuntamiento dejar de hacer algo que hace?
  • ¿Se puede pagar a alguien por hacer algo que hace el ayuntamiento pagándolo menos dinero del que le cuesta al ayuntamiento?
  • ¿Se puede conseguir que algo que hace el personal del ayuntamiento lo hagan ciudadanos voluntarios?
  • ¿Podrían aumentarse algunas tasas para acercarlas al coste real de los servicios sin que se produzcan problemas políticos?
  • ¿Gasta el ayuntamieto dinero en regular actividades ciudadanas que estarian mejor sin regular?
  • ¿Puede el ayuntamiento hacer inversiones que disminuyan gastos corrientes?
  • ¿Puede el ayuntamiento prestar servicios al mismo nivel disminuyendo costes?
  • ¿Puede el ayuntamiento bajar costes incorporando nuevas tecnologías?
  • ¿Puede el ayuntamiento vender cosas que tiene y no necesita?
  • Si no puede venderlas, ¿puede el ayuntamiento regalar cosas que tiene, que no necesita y que le cuesta dinero mantenerlas?

Tomado de “Managin Urban Government Services”  de Mercer, Woolston y Donaldson, AMACOM, 1981.