19 febrero, 2018

Renta Básica: la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa se pronuncia favorablemente

Hace algo menos de un mes, el pasado 23 de enero, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) se pronunció acerca de la Renta Básica, votando mayoritariamente a su favor. Se hizo en la sesión de invierno, la primera de las cuatro que se celebran al año, y entre los asuntos a tratar, a propuesta de la italiana Nunzia Catalfo, del Comité de Asuntos Sociales, Sanidad y Desarrollo Sostenible, se encontraba el llamado “basic citizenship income” (renta básica ciudadana). El informe presentado parte de la situación actual en la que los países europeos han evidenciado sus dificultades para asegurar una vida digna a los ciudadanos. En un contexto en el que el estándar de vida no está asegurado, el pago de una cantidad a cada persona aparece como una forma de proteger la dignidad y la autonomía de las personas. Pero no sólo eso, tal y como recoge el informe, este ingreso universal, individual, incondicional y suficiente ayudaría también a superar los desincentivos para buscar trabajo que muchas veces encuentran quienes perciben prestaciones asistenciales condicionadas. Según el informe, garantizaría de una forma más efectiva que los actuales programas sociales la igualdad de oportunidades. A pesar de las dificultades en implementar una medida como la Renta Básica, el informe concluye que los países deben trabajar juntos para adoptar un marco común europeo con el fin de aspirar, a largo plazo, a una sociedad más inclusiva, justa y unida en la dignidad de las personas.

La resolución fue votada por 93 diputados, de los que 43 votaron a favor, 33 votaron en contra y 13 se abstuvieron. Es decir, sólo el 35% se mostraron claramente en contra de contemplar la Renta Básica como una medida necesaria para erradicar la pobreza y garantizar una vida digna a los ciudadanos europeos. Casi el 52% se mostraron favorables. De la delegación española en la APCE votaron 5 miembros: Jokin Bildarratz (PNV) a favor;  Miren E. Gorrotxategui (Podemos) a favor;  Jordi Roca (PP) a favor; Melisa Rodríguez (Ciudadanos), en contra; y Jordi Xuclà (PDeCat) en contra. Pueden consultarse aquí el resto de miembros de la delegación española en la APCE.

El último informe no es el único que se ha emitido al respecto. En el año 2013 se publicaba por parte del Consejo de Europa un informe tendente a guiar a los países europeos para afrontar la pobreza. Se trata de “Living in dignity in the 21st century. Poverty and inequality in societies of human rights: the paradox of democracies” (Vivir con dignidad en el siglo XXI. Pobreza y desigualdad en las sociedades de los derechos humanos: la paradoja de las democracias). Mucho más extenso y profundo que el documento que se ha votado recientemente por la APCE, guía de actuación recoge la necesidad de que Europa gestione  adecuadamente la pobreza y las desigualdades porque este fenómeno, que aumenta, debilita la cohesión social y llega a cuestionar el funcionamiento mismo de la democracia. Lo traemos a colación porque ya entonces recogía la necesidad de contemplar la Renta Básica (pp. 197 y ss.).

En este contexto en el que la Renta Básica aparece como una herramienta indispensable para repensar el estado de bienestar, la Cátedra ACAL Ciudad Sostenible publicó recientemente una monografía sobre este tema. Seguramente, uno de los mayores retos de las ciudades hoy en día sea cómo afrontar la pobreza, y la Renta Básica aparece como una medida que puede servir a una doble finalidad: erradicar la pobreza y distribuir la renta. Tomando como referencia un municipio de 40.000 habitantes de la Región de Murcia, el estudio analiza en profundidad cuál es el sistema asistencial existente hoy en día en España y qué cantidades gastan las administraciones públicas para cubrir las necesidades más básicas de las personas. Todo ello con el fin de verificar si sería viable una Renta Básica. Asimismo, el estudio da a conocer cuáles son las circunstancias que llevan a muchas personas a acudir en ayuda de los servicios sociales y cuál es la evolución de sus vidas durante el tiempo que son receptores de prestaciones asistenciales.

El estudio se titula “La conveniencia social y la viabilidad económica de la Renta Básica: el caso de un municipio de 40.000 habitantes (Alcantarilla, Murcia)” y ha sido elaborado por Carmen García, socia de ACAL. Puedes descargar gratuitamente la última monografía de la Cátedra pinchando aquí.

Asimismo, con el fin de llevar a cabo una labor de divulgación, menos académica, la autora ha publicado un libro que se ocupa de ofrecer una compilación teórica que permite entender el sentido de reflexionar hoy en día acerca de la Renta Básica. La obra recoge las principales experiencias que ya se han vivido y los proyectos piloto que están en marcha en la actualidad, analiza si nuestro ordenamiento jurídico podría amparar la Renta Básica, recopila las rentas mínimas existentes en España y lo que proponen las principales fuerzas políticas, entre otras cuestiones. Puedes hacerte con un ejemplar en este enlace.

Imagen bajo licencia CC0: https://pixabay.com/es (nattanan23)

 

 

 

 


, , , , , , .

2 comentarios

  • Humberto dice:

    Bueno; en Finlandia dice que estaban llevando un experimento a la práctica, pero aquellos después de yo analizarlo con potentes herramientas marxistas (no se rían, es en serio; son de las que mas tengo desde el punto de vista intelectual, porque fue lo que me echaron en la “mochila” en la escuela en Cuba); para mis es como los regímenes comunistoides del siglo XX, que en vez de defenderlo lo hacen es enterraron mas.
    ………..
    Yo creo que el verdadero socialismo si es posible pero a partir de ir convergiendo a él desde el mismos capitalismo; de forma natural y conciente; pero no forzada.
    Ver el blogyer:
    408-Acabo de descubrir algo histórico para los humanos; que Marx, Engel, Lenin, Fidel Hipolito,… se había equivocado (eso ya lo sabíamos todos desde la realidad histórica, pero hablo desde el punto de vista filosófico social), EL SOCIALISMO SI ES POSIBLE!; pero no puede haber o llegarse al socialismo sin alternancia honesta en el poder, algo muy difícil que puedan concientizar, superar, dada su tradicional forma de negar la dialéctica, la propia filosofía de su materialismo histórico dialéctico a través de las revoluciones radicales expeditas.
    ……….
    En asunto es que eso aunque sea un proceso conciente (el marxismo lo exige así, pero yo no comulgo tampoco con esa tesis al 100%) de parte de lo que después se podría llamar fuerzas progresista (las fuerzas o ideas progresistas se juzgan o se deben juzgar por otras generaciones y pueden serlo y dejar de serlo,…) es un proceso lento, cuasiestático y por eso casi no puede ser apreciado por una persona común, así como la utopía teórica lo pinto. Eso nunca le queda claro a la izquierda, ni a los que defienden estas ideas; por exceso de entusiasmo y frustración ante la sociedad puntual que les rodea.
    Esa es la idea dialéctica que no entienden los que hablaron y llevaron a cabo esas ideas comunistoides en el siglo XX. Y eso te dice que el fracaso comienza ya cuando hablas de hacer una revolución. Una revolución es un cambio radical, no cuasiestático. La izquierda mas utopica seria y la derecha que aunque no lo crea tambien necesita esa izquierda seria de oponentes (como unidad y lucha de contrarios, no como fuerzas antagónicos irreconciliables, otra de las tantas debilidad del marxismo, el populismo actual a ambos lados de la carretera ideológica me lo dicta así, es consecuenci de que no esa satisfecha esa necesidad), ya debe darse cuenta que las revoluciones sociales no son posible, porque los cambios radicales en una sociedad no pueden ser conducido por cerebro humano alguno, dado que no puedes variar, controlar, fijar y balancear tantas variables sociales al unísono, ni en el mejor supercomputador y tampoco ir a diferentes futuro a ver qué es lo mejor. Eso es utopía pura.
    Es lo que pasó en el siglo XX, cualquier entusiasmo utópico antes de tiempo de una idea de esas, lo unico que haces es relegarla mas en el tiempo, demorar mas su llegada.
    …………
    Si pones un sistema de RB mínima en funcionamiento, desde un partido que comulgue con esa idea (no creo que otro lo haga) y no es el momento social aún de poner en práctica esa idea, lo mas seguro es que para no admitir el fracaso, se le dé largas al asunto y cuando explote, va ha ser tan grande la decepción social con eso, que ni cuando sea el momento la gente lo va ha querer implementar.
    Por otro lado, sobre la RB mínima, hay muchas cuestiones teóricas por solucionar antes de lanzarlas al vacío de la praxis.
    ………..
    Por ejemplo, por poner uno solo:
    Tiene logica, sentido comun desde la “ingeniería social” destinar dinero a eso en España ahora, cuando por los comentarios yo deduzco que hasta hay un déficit de especialistas en muchas ramas de la medicina y eso siendo España unos de los mejores sistemas de Salud del Mundo en cuanto a costos/beneficios, resultados?
    La unica logica que tedria, sería como mandar una nave al espacio, estado ya consciente de que fracasara; solo par recoger algunos datos sociales interesantes que compense los gastos. Pero decirle a la sociedad que vas ha hacer un proyecto que será un fracaso, no es políticamente correcto, no solo porque sería un lujo en tiempo de vacas flaca; sino porque dudo que el mismos partido que lo lleven a la práctica crea de antemano, este conciente desde el punto de vista de la “ingeniería social” (no me gusta llamar ciencia a las humanidades) que su idea es un fracaso.

Deja un comentario